December 16, 2020

Metodologías ágiles en el mundo de las vacunas

Es una noticia más que alentadora, para un mundo cansado de la pandemia, que algunas de las empresas farmacéuticas que iniciaron estudios clínicos de vacunas para el COVID-19 estén ya pensando más en la entrega de las mismas que en el I+D y las aprobaciones. Para ser justos, que esto esté sucediendo ha sido, en realidad, un esfuerzo de múltiples frentes: realizar ensayos clínicos en un mundo donde los participantes a menudo eran puestos en cuarentena; garantizar el cumplimiento de los requisitos científicos y reglamentarios más estrictos para que los nuevos tratamientos sean seguros; y planificar anticipadamente la distribución de vacunas, fueron tareas complejísimas de realizar en las que se vieron involucrados muchísimos actores distintos.

El proceso de desarrollo de las vacunas

Las organizaciones de la salud se vieron obligadas a desarrollar procesos ágiles en el desarrollo de sus estudios clínicos. Durante toda la cadena de valor de investigación y desarrollo en materia clínica, las organizaciones de la salud siempre trabajan con una enorme cantidad de datos que tiende a ser una combinación de datos preclínicos, clínicos, de suministro, médicos, de seguridad y normativos. Los desafíos con tipos de datos tan diversos es que están fragmentados y en constante crecimiento; por eso, son realmente difíciles de interpretar.

Además, el paradigma tradicional de trabajo en estas organizaciones asigna una mayor proporción de tiempo, esfuerzo y recursos para realizar tareas administrativas y operativas de revisión, comparación y corrección de los datos del ensayo. Por tanto, la carga de trabajo asignada a tareas innovadoras, creativas y de atención al paciente suele ser significativamente menor.

Todo esto tuvo que cambiar este año. Con un enfoque de tecnología primero, las organizaciones transformaron la recopilación, el análisis, la revisión, la redacción, etc., automatizados de datos utilizando inteligencia artificial, aprendizaje automático, procesamiento del lenguaje natural y otras tecnologías.

La instancia que se avecina: el suministro

La adopción de procesos ágiles deberá, ahora, llegar a la última instancia anterior a la vacunación: la entrega. La logística. Para quienes desde marzo de 2020 hemos visto nuestra vida normal interrumpida por las cuarentenas, el distanciamiento social, el uso de tapabocas y, tal vez, incluso, las dificultades económicas personales, es este último paso lo que más importa: llevar esa vacuna a mi proveedor de atención médica para que pueda aplicármela. Y hacer que mi vida vuelva a la normalidad.

Desde un punto de vista empresarial, es un problema de gestión del supply chain –quizás el desafío de este campo en los últimos tiempos. En particular, esta instancia significa centrarse en la creación de un supply chain ágil y fluido y, al mismo tiempo, manejar algo que los últimos nueve meses nos han demostrado que todos necesitamos mejorar: la gestión del riesgo.

Más que nunca, la agilidad no es hoy un “capricho” de innovación. Crear cadenas de suministro ágiles es fundamental para que las empresas puedan lograr su objetivo número uno: llevar vacunas que salvan vidas a miles de millones de personas de manera más rápida y eficiente que nunca en la historia de la medicina.

La importancia de mitigar el riesgo en un mundo incierto

En este escenario, mejorar la mitigación del riesgo es una de las tareas fundamentales a realizarse. Cuando la economía global se paralizó debido a las cuarentenas en los distintos países del mundo, también lo hicieron, lógicamente, las cadenas de suministro globales. Todos los supuestos habituales con respecto a la gestión de riesgos (mal tiempo, retrasos en el transporte, problemas con los proveedores, errores humanos, etc.) se definieron de forma demasiado estrecha para este nuevo status quo.

Prácticamente todo tuvo que ser recalculado, porque la pandemia afectó básicamente a todo: desde empresas que abastecían de materiales hasta consumidores que compraban productos terminados. Un estudio de la consultora RGP nos confirma esta triste verdad; se estima que:

  • El 80% de las empresas enfrentó pérdidas de productos debido a la obsolescencia con canales de distribución interrumpidos.
  • El 75% enfrentó un evento disruptivo o una crisis por fallas de terceros, así como problemas de distribución.
  • El 73% enfrentó problemas de proveedores.

No debería extrañarnos que también hayan surgido, en el mundo de las empresas que se dedican a la gestión de riesgos, una serie de datos tan sorprendente como la anterior:

  • El 93% de estas empresas están reinvirtiendo en mejoras en la gestión de riesgos del supply chain.
  • El 80% de las mismas planean invertir en capacidades de seguimiento y rastreo y afirman que el intercambio de datos en tiempo real es fundamental para gestionar el riesgo del supply chain.
  • Se observa una reducción del 25% en el costo de logística cuando las empresas tienen un programa integral de mitigación del riesgo en esta materia.

¿Qué podemos hacer?

Teniendo todo esto en cuenta, hay tres revisiones fundamentales que las empresas encargadas del suministro de vacunas deben hacer para lograr que la llegada a los proveedores de atención médica sea lo más ágil posible:

  • Renovar el abastecimiento estratégico.
  • Repensar la planificación de ventas y operaciones (S&OP) y planificación de ventas, inventario y operaciones (SIOP)
  • Mejorar la optimización de la red para que las empresas tengan una visión más completa de todo el proceso.

Ideas finales

Si tomamos al 2020 como punto de referencia, los cambios ágiles que se están produciendo en este momento probablemente significarán beneficios futuros a largo plazo no solo para las cadenas de suministro de vacunas, sino también para las cadenas de suministro de todo tipo de productos, empresas y sectores.

Por último, la grata noticia de que hay varias vacunas COVID-19 con posibilidades reales de llegar al gran público, puede indicar el comienzo del fin de esta pandemia. Es ahora que empieza a escribirse el nuevo capítulo, el desafío de la última milla: cómo hacer llegar esas nuevas vacunas a miles de millones de personas.

Todos queremos “normal” de nuevo. Y si hay un objetivo en el que miles de millones de personas pueden estar de acuerdo, es ese. Las cadenas de suministro mejoradas, ágiles y eficientes, pueden desempeñar un papel de liderazgo para que esto suceda.

Últimos posts

Contáctanos

Estamos para ayudar a tu compañía. Coordinemos una reunión para saber de qué maneras podemos colaborar.