April 8, 2021

La compañía tech que quiere que la tecnología se vuelva invisible

En 2017, el periodista tecnológico Walt Mossberg publicó en The Verge su última columna semanal después de 26 años. Habiendo escrito desde 1991, primero en el Wall Street Journal y luego en Recode y The Verge, Mossberg lanzó una última columna en la que introdujo en la conversación general un concepto todavía en desarrollo: ambient computing.

Dijo Mossberg: Espero que un resultado final de todo este trabajo sea que la tecnología, la computadora dentro de todas estas cosas, se desvanezca en un segundo plano. En algunos casos, puede desaparecer por completo, esperando ser activado por un comando de voz, una persona que ingresa a la habitación, un cambio en la química sanguínea, un cambio de temperatura, un movimiento. Quizás incluso solo un pensamiento (...) Esto es ambient computing, la transformación del entorno que nos rodea con inteligencia y capacidades que no parecen estar ahí en absoluto.

Aunque todavía ese futuro que Mossberg presagió no esté completamente desarrollado, y nos siga sonando como algo, por momentos, de ciencia ficción, lo cierto es que cada vez parece ser más real. Al menos, suena cada vez menos fantasioso. 

¿Qué es, entonces, ambient computing?

En los últimos años, ambient computing se convirtió en uno de los conceptos más importantes de Silicon Valley. La idea fundamental es la de crear dispositivos tecnológicos que puedan operar sin ningún tipo de comando. Como “ambient” significa "entorno", estos dispositivos están destinados a estar tan integrados en los entornos de modo que uno ya no sea consciente de ellos. Esto es significativamente diferente de los smartphones, por ejemplo, que tenemos que activar constantemente para usarlos.

El objetivo del ambient computing es eliminar la fricción entre uno y la computadora. En lugar de configurar o interactuar activamente con los dispositivos, uno interactuaría con su entorno y los dispositivos responderían a sus acciones. Por ejemplo, con un termostato ambiental inteligente, el dispositivo juzga la habitación y sus interacciones con ella para ajustar la temperatura según sea necesario.

Para funcionar, los desarrollos que surgen del ambient computing utilizan una variedad de tecnologías, que incluyen seguimiento de movimiento, reconocimiento de voz y gestos, dispositivos portátiles e inteligencia artificial para lograr este objetivo.

Si bien el desarrollo de productos que funcionen con ambient computing todavía es muy incipiente, empiezan a aparecer compañías que se plantean íntegramente en esta corriente. Una de ellas es Nothing, del fundador de OnePlus, una de las marcas de smartphones más interesantes del mercado.

¿Qué es Nothing?

Nothing es una startup fundada por Carl Pei –como decíamos, fundador también de OnePlus– orientada al desarrollo de tecnología para consumidores. Respecto a su objetivo, o su propósito de marca, Nothing plantea que es remover las barreras entre las personas y la tecnología para crear un futuro digital fluido, sin ataduras, sin intermediaciones. En el primer post de su blog, escriben:

Imaginamos un futuro en el que la tecnología sea tan avanzada y esté perfectamente integrada en nuestras vidas que se sienta como nada, pero que esté en todas partes. Sin pantallas, sin dispositivos dedicados, solo tecnología apenas perceptible que nos permite ser más humanos.

Esta es nuestra visión a largo plazo. En el corto y mediano plazo, tenemos que comenzar con las categorías de productos existentes e interpretarlas a través de nuestra lente.

Partiendo de la idea de que la tecnología debe “sentirse como nada”, Carl Pei creó está compañía que se asienta sobre las bases del ambient computing que describía Walt Mossberg en 2017. Recientemente, el mismo Pei anunció el lanzamiento del primer producto de Nothing: Concept 1, unos auriculares diseñados de modo tal que prácticamente no pesan nada, son extremadamente fáciles de usar y estéticamente clásicos. Timeless, como se dice en inglés. El diseño de los mismos se realizó en conjunto con Teenage Engineering, una de las compañías en materia de audio más prestigiosas e innovadoras a nivel mundial.

¿Qué está generando Nothing?

Más allá –o no– de ser una compañía que persigue un nivel de innovación y disrupción gigantesco, lo cierto es que Nothing también generó un impacto muy fuerte en términos económicos. Pocos días atrás, recibió más de USD 1.5 millones en menos de un minuto exclusivamente por crowdfunding en la plataforma Crowdcube. 

Al mismo tiempo, GV (anteriormente conocido como Google Ventures, la firma de capitales de riesgo de Google) también declaró interés y apoyo a Nothing. Tom Hulme, socio en GV, declaró que Carl Pei “es un emprendedor experimentado con experiencia en marketing, hardware y distribución que es clave para llevar nuevos dispositivos al mercado” y que “su visión de los dispositivos inteligentes es convincente y tenemos una gran confianza en que con su mentalidad global, el equipo de Nothing tendrá un impacto significativo en el mercado de la tecnología de consumo”. Sumadas todas las inversiones desde diciembre hasta hoy (en solo 3 meses), Nothing ya reunió más de 22 millones de dólares como capital inicial. 

La innovación que mueve la aguja

Definitivamente, Nothing, con su impronta y su ambición centrada en el ambient computing, está buscando generar innovación que verdaderamente sacuda al mercado y la industria. Tal como lo hizo Apple con el iPhone en 2007, Carl Pei busca liderar el próximo gran movimiento tecnológico y, al parecer, grandes y respetados inversores confían en su visión y liderazgo. A fuerza de innovación con sentido, de disrupción productiva, el futuro que planteó Mossberg está cada vez más cerca.

Últimos posts

Contáctanos

Estamos para ayudar a tu compañía. Coordinemos una reunión para saber de qué maneras podemos colaborar.